Estética y Rejuvenecimiento

El proceso de envejecimiento es algo inevitable y que a todo el mundo nos llega. Pero existen métodos para poder retrasar su aparición o enlentecer su evolución. En nuestro centro somos pioneros en la aplicación de tratamientos de regeneración tisular - Endoret®-, encaminados a mejorar la consistencia, hidratación y luminosidad de la piel.

Nuestros profesionales también son expertos en tratamientos oculoplásticos y reconstructivos, como la blefaroplastia, que permiten eliminar las bolsas y arrugas que aparecen en los párpados y alrededor de los ojos.

Regeneración tisular (Endoret®)

Consiste en la extracción de sangre para someterla a un tratamiento innovador mediante el cual se consigue separar y extraer unas proteínas con gran poder regenerador. Posteriormente, estas proteínas pueden utilizarse de diferentes formas:

Microinfiltraciones: A partir de los 35 de forma preventiva, para ralentizar el proceso de envejecimiento de la piel, o a partir de los 45, con fines regenerativos o correctivos, se pueden realizar pequeñas microinfiltraciones en párpados y toda la zona que rodea a los ojos. Con ello conseguimos rejuvenecer nuestro rostro, aumentando la consistencia de la piel, haciéndola más tersa y luminosa.

También se pueden realizar microinfiltraciones en las cicatrices generadas durante las cirugía de párpados (blefaroplastia) para acelerar el proceso de cicatrización.

Tratamiento del ojo seco: El suero extraído de la sangre del paciente puede ser envasado en unidades monodosis para ser aplicado como colirio y tratar así diferentes patologías, entre ellas el síndrome del ojo seco.

La principal ventaja de todos estos tratamientos de regeneración tisular es que al usar la propia sangre del paciente la posibilidad de rechazo, aparición de efectos secundarios o de imcopatibilidades es nula.

Blefaroplastia o cirugía de párpados

Es la técnica quirúrgica para eliminar las bolsas, arrugas y exceso de piel que se forma alrededor de los ojos con la edad. La cirugía es indolora, de carácter ambulatorio (no necesita hospitalización) y se realiza únicamente bajo anestesia local. En algunos casos es necesario realizar vendajes compresivos para evitar el efecto antiestético de los hematomas, por lo que el paciente puede permanecer en el hospital algunas horas más. Alrededor del quinto día después de la intervención se retiran los puntos de sutura y al cabo de unos pocos días más la recuperación es prácticamente total.