Otoño: época de alergias

Tendemos a pensar que la primavera es la única época de año en que aparecen las alergias. Ciertamente, es el periodo en que se produce la floración más importante de las plantas. Pero no hemos de obviar que en otoño alguna plantas realizan una segunda floración. Esto hace que los niveles de polen vuelvan a aumentar de manera considerable y que las personas alérgicas sufran sus consecuencias.

¿Qué son las alergias?

Una alergia es una reacción desmesurada del organismo frente a agentes externos. Hay ciertas personas que son más susceptibles a algunos agentes como pueden ser el polen de las plantas, el polvo, los ácaros, el pelo de los animales o las picaduras de insectos. Cuandos estos elementos entran en el organismo, ya sea por las vías respiratorias o directamente al torrente sanguíneo, producen una serie de reacciones físicas i químicas. Una de las sustancias que se libera en estas reacciones es la histamina, que es la que provoca los síntomas típicos de las alergias: picor en la piel, ojos llorosos, estornudos y aumento de la mucosidad.

Polen flores

 

Conjuntivitis alérgica otoñal

Inflamación, picor, lloriqueo, enrojecimiento... Son los síntomas que se manifiestan sobre nuestros ojos cuando aparece la alergia otoñal. La solución más eficaz es el uso de antihistamínicos que mengüen estos efectos. Aunque siempre es conveniente acudir previamente al oftalmólogo para descartar que no se trate de otro tipo de conjuntivitis como por ejemplo la bacteriana, ya que entonces debería ser tratada de manera diferente. 

Además de los antihistamínicos, también se pueden aliviar un poco los síntomas haciendo uso de lágrima artificial o suero fisiológico sobre los ojos. 

Lagrima artificial para aliviar síntomas de la alergia

Como evitarla

Evitarla es practicamente imposible ya que los agentes que la provocan se encuentran principalmente en el aire. Lo que si que podemos hacer es minimizar los riesgos. Por ejemplo, en la medida en que sea posible, evitar las actividades en el exterior durante las primeras horas de la mañana. Es en este periodo cuando se produce un mayor aumento de los niveles de polen en el ambiente. También es conveniente manetener las ventanas cerradas, para evitar la entrada de estos agentes, tanto las de casa como las del coche si vamos a realizar un desplazamiento.

Por supuesto siempre hay que evitar el uso de toallas, pañuelos o incluso gafas que hayan sido usadas por otra persona. Esto evitará la propagación del contagio. Y siempre es muy conveniente lavarse las manos de manera frecuente para mantenerlas libre de alérgenos.

 

Sigue estos sencillos consejos y podrás disfrutar de manera tranquila de una de las estaciones más bonitas del año.

Ante cualquier duda debemos acudir al médico u oftalmólogo que nos proporcionará el tratamiento más adecuado a nuestro problema visual.