Revisión ocular, la clave para evitar el fracaso escolar

Según las últimas estadísticas cerca de un 30% del fracaso escolar se debe a problemas de visión. Teniendo en cuenta que la mayor parte de la información que recibimos (hasta un 80%) es a través de la vista, el hecho de no alcanzar a ver correctamente la pizarra hace que los niños no puedan seguir las clases con normalidad. Esto nos lleva a una situación de fracaso escolar por mala visión, que en la mayoría de los casos tendría fácil solución. 

Problemas de visión relacionados con el fracaso escolar

Los principales problemas de visión asociados al fracaso escolar son los defectos refractivos (miopía, hipermetropía o astigmatismo), el ojo vago (ambliopía) o los estrabismos. Todas estas afecciones provocan, en general, problemas de enfoque, que tienen como consecuencia una falta de atención y de interés por parte del alumno.

La imagen del fracaso escolar

Esta situación genera una sensación de frustración e impotencia que desemboca en conductas no deseadas por parte de los niños que las sufren.

Signos de alerta de mala visión en niños

Muchas veces es dificil descubrir  este tipo de problemas porque los niños no los pueden o no los saben expresar. Por eso debemos estar atentos a las posibles pistas que nos indiquen que algo anormal está ocurriendo con la visión de nuestros hijos. Los principales síntomas que deben alertarnos son:

  • El niño se frota los ojos con mucha frecuencia.
  • Se queja de que no ve los objetos más lejanos.
  • Se acerca mucho los objetos para mirarlos.
  • Empieza a escribir demasiado torcido o con mala caligrafía.
  • Tuerce la cabeza para mirar.

Revisión ocular como método para evitar el fracaso escolar

El primer paso para poder dar solución a estos problemas visuales es la detección. Por eso debemos estar atentos a los signos de alerta mencionados en el punto anterior.

Por otro lado, se recomienda realizar revisiones oculares periódicas. Acudir al optometrista o al oftalmólogo es clave para detectar problemas motores como el estrabismo, neurológicos como el ojo vago o refractivos como la miopía o la hipermetropía.

Solo un experto puede dar con el problema. Por eso recomendamos acudir al oftalmólogo al notar el menor síntoma de mala visión. Y como regla general realizar al menos una revisión anual. Estas revisiones pueden empezar a realizarse a partir de los dos años de edad.

Niño sometiéndose a una revisión ocular

En nuestro centro contamos con grandes especialistas en oftalmología pediátrica que en tan solo unos minutos y con una serie de sencillas pruebas pueden determinar si realmente existe un problema visual y evitar así una situación de fracaso escolar .

Acción solidaria contra el fracaso escolar en situaciones de exclusión social

Situaciones especiales requieren acciones especiales. Hace unos días se llevó a cabo una acción solidaria para detectar problemas de visión en niños sin recursos y en riesgo de exclusión social. El programa "Invulnerables amb la visió", impulsado por sor Lucía Caram y lo obra social de La Caixa, ha permitido que 130 niños se realicen una revisión totalmente gratuita para detectar problemas visuales y evitar situaciones de fracaso escolar.

En nuestro equipo estamos especialmente orgullosos de que el Dr. Diego Castanera, junto con otros profesionales del Hospital Arnau de Vilanova, participaran como voluntarios en estas exploraciones oftalmológicas. En ellas se pudo ofrecer no solo un diagnóstico a los problemas visuales que presentaban estos menores, sino que además, gracias a la colaboracion de Natural Optics, se les ha podido facilitar unas gafas con la corrección que necesitan. Una jornada redonda donde todos salieron ganando.