Verdades y falsos mitos de la conjuntivitis

Si hay alguna patología relacionada con los ojos que es conocida y fácilmente reconocible es la conjuntivitis. Cuando vemos a una persona con los ojos muy rojos rápidamente lo relacionamos con esta afección. Pero, ¿es siempre así?

¿Qué es la conjuntivitis?

Por deficnición, la conjuntivitis es la inflamación de la conjuntiva, que es la capa transparente que recubre la parte blanca del ojo. La inflamación hace que la conjuntiva se irrite y los ojos adpten ese color rojo característico. Normalmente, también va acompañada de un lagrimeo constante y sensación de molestia, como de arenilla dentro del ojo. 

Ojo con conjuntivitis

Ahora bien, no siempre que el ojo toma esa tonalidad rojiza quiere decir que tengamos conjuntivitis. Hay multiples factores que pueden provocar un enrojecimiento del ojo: entrada de polvo o de un cuerpo extraño, pasar muchas horas frente a la pantalla, etc.

¿Es contagiosa la conjuntivitis?

Depende. Existen cuatro tipos de conjuntivitis principalmente: la irritativa, la alérgica, la vírica y la bacteriana. Las conjuntivitis de tipo irritativo o alérgico no son contagiosas, pero la vírica y la bacteriana sí que lo son. 

Veamos en qué consiste cada una de ellas.

Tipos de conjuntivitis

  • Conjuntivitis irritativa: Cuando pasamos mucho tiempo en la piscina o en la playa, tanto el cloro como la sal del mar pueden irritar la conjuntiva y provocar su inflamación.
  • Conjuntivitis alérgica: El polen que desprenden las flores en la época primaveral nos puede provocar este tipo de conjuntivitis.
  • Conjuntivitis bacteriana: Está provocada por diferentes tipos de bacterias. Se distingue principalmente porque presenta una secreción bastante purulenta y la sensación de tener el ojo pegado. Es altamente contagiosa.
  • Conjuntivitis vírica: Producida por un virus. Viene acompañada normalemente de otros síntomas como la inflamación de los párpados, sensibilidad a la luz, fiebre, etc. También es muy contagiosa.

Tratamiento

Para la conjuntivitis de tipo irritativo y para la alérgica no existe un tratamiento específico más allá de la aplicación de lágrima artificial que nos ayuden a calmar los síntomas.

En el caso de las conjuntivitis altamente contagiosas (vírica y bacteriana), sí que se necesita aplicar un tratamiento y realizar unos cuidados más específicos. Una vez confirmada que se trata de uno de estos dos tipos, lo primero que se deben adoptar son una serie de medidas para evitar que contagiemos a más gente: no compartir toallas, almohadas o gafas; lavarse bien las manos y evitar frotarse los ojos. En segundo lugar, hay que iniciar el tratamiento adecuado pautado por el especialista. La conjuntivitis bacteriana se trata con la administración de colirios antibióticos. En cambio, estos colirios no tienen prácticamente ningún efecto en el caso de las conjuntivitis víricas. Éstas suelen tratarse con lágrima artificial que favorezca la limpieza del ojo y toallitas antisépticas para lavar la zona de los párpados y las pestañas. Normalmente, son infecciones que no suelen durar más de 5 días.

Conclusión

A pesar de que generalmente las conjuntivitis de tipo irritativa y alérgica se asocian más a los meses de verano, y la bacteriana y la vírica a épocas del año más frías, es imprescindible acudir siempre al oftalmólogo. Solamente mediante una exploración a fondo se puede averiguar el tipo de conjuntivitis que padecemos y aplicar el tratamiento más adecuado. Y sobretodo, ante cualquier duda acude siempre a tu centro oftalmológico.